Marc Anglès

A la deriva

 

RESUMEN

Debido a la Covid-19, la oferta cultural se ha visto arrastrada por una corriente inexorable hasta las costas de la digitalización: nuestras pantallas. A lo largo de los últimos meses, hemos avistado en el horizonte cápsulas de video, exposiciones virtuales y presentaciones de artistas al más puro estilo youtubers, todas ellas medidas de emergencia para dar continuidad a la práctica artística. En este sentido, ¿el contenido digital se está convirtiendo en “el contenido” o es una herramienta más para dar visibilidad a la producción de instituciones y artistas?

A la deriva es una propuesta de videocreación que pretende explorar Internet como un medio capaz de ir más allá de la mera exhibición y reivindicarlo como un espacio complementario de investigación y experimentación. Concretamente, A la deriva surge de un video de un minuto propuesto por los comisarios y realizado por los artistas para dar visibilidad a las piezas de la exposición Isla Bonita durante la pandemia. Lejos de narrar el contenido de mi obra SEA-ME-WE y con la intención de seguir con la localización de los cables submarinos de Internet en Cataluña que motivó la pieza, me propuse trasladar la búsqueda al mundo digital.

El objetivo es dar continuidad a ese proyecto que me llevó a cavar interminables hoyos en la playa para poder hallar y tocar el cable submarino SEA-ME-WE. En esta ocasión pero, las toneladas de arena serán substituidas por las montañas de megabytes de información que configuran la red a través de una deriva digital. Mis interacciones con los distintos buscadores y páginas web serán registradas, dando forma a una pieza audiovisual que permitirá continuar con la búsqueda de este tesoro enterrado, pero con un lenguaje totalmente diferente. ¿Seré capaz de dar con el cable esta vez?

PALABRAS CLAVE

Arte contemporáneo, internet, deriva, cable, digital.

MODALIDAD

VIDEOCREACIÓN

ÁMBITO

ESPACIOS - DISPOSITIVOS

REFERENCIA BIOGRÁFICA

Marc Anglès (Barcelona, 1993) es un incrédulo que persigue creer. Su práctica artística e investigaciones doctorales en el programa de Estudios Avanzados en Producciones Artísticas de la Universidad de Barcelona le conducen a palpar las “entrañas” de los aparatos electrónicos para entender la técnica de una religión contemporánea: la tecnología.